En el dolmen de Las Agulillas

domingo, 5 de abril de 2020

Las primeras cofradías de Villanueva de Córdoba (1591-1611)


     El primer siglo de existencia de Villanueva de Córdoba fue verdaderamente exitoso. Los 8-9 vecinos (unas 30 personas) iniciales que comenzaron a vivir perennemente en el lugar hacia 1490 se habían convertido en 536 vecinos (unos 2.000 habitantes) en 1592. No hubo ninguna intervención de personas notables para que se produjera tal incremento, es más, desde la villa matriz de Pedroche se pusieron cortapisas en 1500 para que sus vecinos se asentaran en Villanueva. Para hacernos una idea de lo que significaba este aumento podemos compararlo con el de Conquista, villa que se fundó a instancias del Concejo de Córdoba por Felipe II en 1579, con el objetivo de crear una población estable en el muy transitado entonces Camino Real de la Plata, otorgando ventajas a quienes se establecieran. En la provisión real se pretendía que la nueva villa contara con hasta 300 vecinos, pero apenas pudo reunirse una treintena, cifra que se mantuvo un par de siglos.

     La vida social de la localidad, como cualquier otra de la época, estaba marcada por la religiosidad. La iglesia de San Miguel ya estaba en 1500 (aunque fue reedificada en la década de 1560), y en 1534, en el otro extremo del lugar, la de San Sebastián (igualmente rehecha en 1585).

     Hay un gran lapso en nuestra principal fuente de documentación de la época, los protocolos de notarios, desde 1541-1590. Contamos con los de 1591 y 1592 del escribano Antonio Martínez Moreno. En los primeros testamentos de 1591 conocemos las novedades que se produjeron en Villanueva en este medio siglo sin documentos.

     El 09-01-1591 Juan Lopez Cannuelo el Viejo y Maria Lopez, su mujer, establecían su testamento, en la que mandaban a “San Sebastian y San Grigorio, ermytas de esta villa, y a Nra. Sra. de Luna cada uno de nos medio rreal a cada ermita”. Igualmente mandaban “al ospital de esta villa medio rreal cada uno de nos para ayuda a sus menesteres”. Es decir, que entre 1541-1590 se construyó un hospital, en la calle Real, y otra ermita dedicada a San Gregorio a unos trescientos metros de la población, en el camino a las ventas de Azuel y Cardeña (en el espacio que ocupa la biblioteca municipal). Ambos eran protectores contra los principales males del momento: la peste (San Sebastián) y las plagas de langosta (San Gregorio).
El matrimonio también establecía los siguientes legados:
Mandamos a la cofradia de la Santa Vera Cruz cada uno de nos un ducado porque salgan a nuestros enterramyentos con sus estandartes y çera, y sy no lo hyzieren les mandados solamente cada uno un rreal.
Mandamos a la cofradia de la Limpia Concepçion de Nra. Sra. cada uno de nos dos rreales.
Mandamos a la cofradia del Nombre de Jesus y Nra. Sennora del Rrosario a cada una de ellas un rreal cada uno de nos”.

                            
Testamento de Juan Lopez Cannuelo el Viejo y Maria Lopez. 09-01-1591

     En los siguientes testamentos, hasta el de Juan Rruyz Rredondo y Maria Diaz, su esposa, el 18-10-1591, se repiten las mandas a estas cuatro cofradías. Pero en el siguiente, el que otorgó Andres Ximenez, herrero, esposo de Maria Lopez el 08-11-1591, aparece una quinta cofradía, la del Santísimo Sacramento. Es de suponer que se creó entre mediados de octubre y principios de noviembre de 1591.

     Cinco cofradías para una villa que apenas contaba con un siglo de existencia eran bastantes, pero estaban acordes al crecido número de habitantes con residían en ella. Además, desde al menos 1500, se contaba con una Santa Hermandad local, pero sus funciones no eran religiosas, sino de mantener el orden en el espacio rural. La vida social, como decía, estaba condicionada por la religión, y estas cofradías suponían una socialización en que las personas se agrupaban bajo estas instituciones, teniendo sus ritos, días de cumplimiento y creación de su propio mobiliario. Su objetivo primordial era dar satisfacción a las necesidades espirituales de sus miembros, aunque también cumplían otras funciones, como costear los gastos de los enterramientos de sus componentes.

     El 04-09-1612, ante el escribano de Villanueva Antonio Martínez Moreno, Juan Fernandez herrero (no sé si es oficio o apellido), Piostre de la Cofradía de la Limpia Concepción de Nuestra Señora, encargaba a Juan Fernandez, cerrajero y vecino de Pozoblanco, la construcción de unas andas, y cuyo documento se transcribe al final.

     Según me informa mi amigo José Luis González Peralbo, “Juan Fernández de Madrid (también en la documentación como Juan Fernández Pascual) realizó las andas para la imagen de Santa Catalina de Alejandría, titular de la parroquial pozoalbense y patrona de la villa) en 1609. Estaba casado con Lucía de Perea y su profesión e ingresos así como contactos le permitieron costear los estudios de un hijo para bachiller y presbítero, Pedro Blanco de Perea. Se ve que estas andas debieron gustar en Villanueva y de ahí el encargo al artista.” Debió ser así, pues en el contrato se especifica que las andas habían de ser “de la manera, y traça y labor, e hechura de las andas de Santa Catalina que estan en la villa de Pozoblanco”.

     Los protocolos de 1591-1592 se interrumpen para continuar en 1610, y en los primeros testamentos de este año se hacen mandas a las “seis cofradías” existentes en Villanueva: entre 1592-1610 se había creado una cofradía más.

     En el testamento de Maria Sanchez la Rrica, mujer de Fernando Vaquero, otorgado el 02-04-1610, se enumeran estas seis cofradías: “Mando a las cofradias del Santisimo Sacramento y la Santa Vera Cruz dos rreales a cada una. Mando a las cofradias de la Conçepcion de Nra. Sra., y del Rrosario, y del Nombre de Jesus, y de Nra. Sra. de Luna un rreal a cada una”. Esta sexta cofradía es la de la Virgen de Luna.


Testamento de Maria Sanchez la Rrica, 02-04-1610

     Se conocía de su existencia anterior por la Visita General a la iglesia de Villanueva de Córdoba del Obispado de Córdoba en 1604, donde consta la “cuenta de la cofradia Nra. Sra, de Luna con Bartolome Garcia Pozuelo” (J. Ocaña Torrejón, Villanuueva de Córdoba. Apuntes históricos, 1981, pág. 156). Se puede acotar la fecha de su nacimiento entre 1592-1604.

     En la visita general del Obispado a Villanueva del año 1611 (Ocaña Torrejón, Villanueva…, pág. 157), aparece la “Capellanía de los soldados de la Compañía de San Sebastián”, que debió crearse entre 1605-1611.

     En su origen cofradías y hermandades tuvieron un origen distinto, aunque acabaron convergiendo en sus fines. Las cofradías derivaban de las agrupaciones gremiales, mientras que las hermandades lo hacían de la Santa Hermandad, una institución militar para mantener el orden en el medio rural.
Así que las dos hermandades de Villanueva, la de la Virgen de Luna y San Sebastián, se titulaban como Compañía de Soldados, con sus mandos y asistiendo armados a las festividades (costumbre que desapareció en 1918, cuando las autoridades locales prohibieron el empleo de armas en las procesiones por el clima de enfrentamiento social del momento). Por esta razón ambas hermandades acuden con bandera (propia de su carácter militar) en la procesión del Corpus, al igual que lo hacía la de la Cofradía de Nuestra Señora del Rosario, aunque en este caso puede haber otra explicación:

     Tras la victoria de la batalla de Lepanto (07-10-1571), atribuida a la Virgen, el Papa Pío V instauró su conmemoración litúrgica el 7 de octubre con el nombre de Nuestra Señora de las Victorias. Su sucesor, Gregorio XIII, cambió su nombre por el de Nuestra Señora del Rosario. Quizá por esta razón su cofradía de Villanueva cotara con un símbolo militar, la bandera.

    José Luis González Peralbo ha tenido la amabilidad de remitirme un documento de la hermandad de San Sebastián de finales del XVIII, y que transcribiremos (documento 2) como una muestra de aquellos tiempos.

Documento 1: Construcción de andas para la cofradía de Nuestra Señora de la Concepción. 04-09-1612.
Escribano Antonio Moreno de Pedrajas.
Protocolos de Villanueva de Córdoba, caja PC 508-1.
Archivo Histórico de Pozoblanco.

“Contrato para las andas de Nra. Sra. de Concepcion.
En la billa de Billanueva de Cordoba, en quatro dias del mes de setiembre de mil y seisçientos y doze annos, ante mi Anton Martinez Moreno escribano publico desta villa y testigos aquí contenidos, pareçieron presentes de la una parte Juan Garcia herrero, Piostre de la Cofradia de Nuestra Sennora de la Concepçion que se sirbe en la iglesia mayor desta villa y vezino desta villa, y de la otra Juan Fernandez cerrajero vezino de la villa de Pozoblanco, y dixeron que entre ellos se an concertado en que el dicho Juan Fernandez a de hazer unas andas de hierro con el lecho de madera, y ençima del dicho lecho an de llevar para firmeza un quadro de hierro, y an de ser de la altura y ancho de las andas del Santisimo Sacramento que esta en la iglesia mayor de esta villa, y de la manera, y traça y labor, e hechura de las andas de Santa Catalina que estan en la villa de Pozoblanco, y sigun y en la demas forma e manera y labores que entre el dicho Juan Fernandez cerrajero y el dicho Juan Garcia herrero, Piostre de la dicha Cofradia, tienen tratado, y ordenado, y conçertado en presençia del licenciado Martin del Pozo, bicario desta villa. Las quales dichas andas an de ser y se an de hazer para la dicha Cofradia, por la qual dicha obra, y materiales y labor della que a de ponerlo todo el dicho Juan Fernandez. A de dar y pagar el dicho Juan Garcia herrero de bienes de la dicha Cofradia al dicho Juan Fernandez quinientos rreales que balen diez y siete mil maravedies, los onze ducados luego y lo demas para el dia de Pasqua de Navidad que bendra este dicho anno, para el qual dicho dia an de estar acabadas de hazer las dichas andas bien labradas y an de [...] en la forma referida. Los quales dichos quientos rreales los pagara el dicho Juan Garcia a los dichos plazos en poder del dicho Juan Fernandez en esta villa [...] las partes de la cobrança. Y para que ansi lo cumpliran, pagaran y cobren por firme cada uno por lo que le toca se obligaron y a sus bienes, y dyeron poder a la Justiçia del Rrey nuestro sennor para que les apremyen a cada uno por lo que esta escritura ba obligado y en ella se contiene como por sentençia definitiba de juez conpetente contra ellos dada y por ellos consentida pasada en cosa juzgada, en rrazon de lo qual rrenunçiaron todas las leyes, e fueros y derechos que se an su fabor y defensa y contra lo que dicho es, y en espeçial rrenunçia con la ley del derecho que dize que la general rrenunciacion fecha de leyes no bale. Firmolo el dicho Juan Fernandez, y por el dicho Juan Garcia herrero firmo un testigo porque dixo que no sabe escrebir, siendo testigos el licenciado Martin del Pozo, bicario, y Diego Fernandez de Saabedra, y Martin Gomez, vezinos de esta villa, e por el escribano conozco a los otorgantes.”
[Firmas[”




Documento 2: Nombramiento de Capellán de la Hermandad y Soldadesca de San Sebastián. 26-01-1795.
Escribano Antonio Moreno de Pedrajas.
Protocolos de Villanueva de Córdoba, caja PC 581-1.
Archivo Histórico de Pozoblanco.

“Escritura de nombramiento de capellan interino de la Hermandad Soldadesca de San Sevastian de esta villa.

[Al margen:] En siete de febrero año de su otorgamiento di testimonio literal en un pliego de este sello de quarto. Doy fe. [Firma] Moreno

Benito Diaz de Luna, Josef Pozuelo Coleto, Benito Diaz de Luna el Menor, Francisco Ruiz Cantador el Menor, Andres Romero, Sevastian Jurado de Cabrera, Bartolome Cavallero y Francisco Josef Cantador, todos ocho vecinos de esta villa de Villanueva de Cordova o individuos de la Hermandad Soldadesca del Señor San Sevastian fundada en ella, el primero oficial Capitan, el segundo Sargento, el tercero y quarto Diputados actuales de dicha Hermandad, el ultimo oficial Secretario, que confesamos ser la mayor parte de los que tienen voto en ella juntos, y congregados en las casas de mi el Benito Diaz, Capittan actual, por si y a nombre de los demas hermanos ausentes e inpedidos por ausencia y enfermedad de presenciar este acto, y de nuestros subcesores, por quienes prestamos caucion de rato manente pacto judicio visto judicatum volvi, de que pasaron por el contesto de esta escritura publica, decimos que en el dia diez y seis de enero del año pasado de mil setecientos noventa y uno, por mi el dicho Sevastian Jurado de Cabrera, como oficial Capitan que a la razon era de la dicha Hermandad, asociado de Antonio Moreno Santos, Martin Illescas, Bartolome Garcia Arevalo y Vicente Cano, que eran oficiales con los nombres de Alferez, Sargento y Diputados de la misma Soldadesca, se celevro acuerdo de nombramiento de Capellan de ella en favor de Don Josef del Castillo, Presvitero de esta vecindad, interin y hasta tanto que Thomas Pelagio Cavallero, menor de edad y poseedor de la Cappellania que en esta villa fundo Doña Ana de Bacas, se ordenase de Sacerdote, y estendio asi en el libro maestro que tiene dicha Hermandad, y deseando ahora todos los susodichos que el dicho nombramiento se lleve adelante por lo gustosos que nos hallamos con el referido Don Josef del Castillo, y por lo mismo que se formalize y authorize para su mayor firmeza y estavilidad con presencia de escribano publico de esta villa. A su efecto otorgamos ante el ynfrascripto  del numero y comisiones de esta villa, segun y como mas haya lugar en derecho, que aprovamos y ratificamos el estado, nombramiento y a mayor abundamiento lo hacemos de nuevo a favor del contenido Don Josef del Castillo para que continue de tal Cappellan de dicha nuestra hermandad, y […] con celevrar las misas del cargo de ella y demas anexos a este empleo, y como previenen los estatutos, o constituciones de la misma, lo qual se entienda interin el predicho Thomas Pelagio se ordene sacerdote; y conferimos a aquel poder irrevocable con libre, franca y general administracion para que en dicho interin obtenga dicho empleo de Capellan y cumpla sus cargos como queda propuesto. Juramos en solemne y legal forma que para hacer esta declaracion de nombramiento en la conformidad estada no ha intervenido, interviene ni intervendra, directa ni indirectamente, dolo, davida ni otra especie de simonia, ni pacto ilicito reprovado por los sagrados canones y disposiciones Pontificias. Y a haver por firme este nombramiento en los terminos expresados nos obligamos segun y como haya lugar en derecho para el poder de Justicias competentes y renunciacion de leyes necesarias, con la que prohive la general de ellas en forma, en cuyo testimonio asi lo decimos y otorgamos ante el mencionado escribano (siendo presentes por testigos, digo) a quien pedimos libre testimonio literal de esta escritura y lo entregue al contenido Don Josef del Castillo, Presvitero, para que le sirva de titulo formal de nombramiento de Capellan de la dicha nuestra hermandad. Y estando presente a este otorgamiento, yo el dicho Don Josef del Castillo, digo, que acepto el nombramiento que comprehende, y prometo de continuar, cumpliendo las cargas y pensiones de tal Capellan de la nominada Hermandad Soldadesca del Señor San Sevastian, como lo he estado haciendo desde el prenotado dia diez y seis de enero del año pasado de mil setecientos noventa y uno. E yo el escribano doi fe que conozco a dichos otorgantes y aceptante, firmaron los que saven y los que no a su ruego un testigo, siendolo presentes Don Fernando Dionisio Mohedano y Leon, Cura de la Yglesia Parroquial de esta villa, Antonio Romero Bacas y Juan Cachinero vecinos de ella. Fecho y otorgado en Villanueva de Cordova, a veinte y seis dias del mes de enero de mil setecientos noventa y cinco.
[Firmas]”



martes, 17 de marzo de 2020

CENSO DE POBLACIÓN EN 1541 DE VILLANUEVA DE CÓRDOBA.


Juan Palomo Palomo. Javier Torralbo Gallego.

      En 1541 Villanueva de Córdoba, a pesar del nombre, no era villa aun, era un lugar habitado en el término y jurisdicción de Pedroche, localidad matriz a tres leguas de distancia. Ello suponía que la gente de Villanueva dependía de las autoridades de Pedroche para cuestiones de administración, justicia o reparto de impuestos.
     Desde que surgió como lugar habitado medio siglo antes, la aspiración de los vecinos de Villanueva fue la de tener jurisdicción por sí mismos, y un territorio propio que poder gestionar y aprovechar; pero, también desde el principio, Pedroche se opuso a esa emancipación, pues, como el Imperio Otomano tras la Primera Guerra Mundial, había perdido una gran parte de su vecindario cuando se eximieron de ella (hacia 1478) Pozoblanco y Torrecampo, y no estaban dispuestos a perder más vecinos. De ahí que uno de los capítulos de la concordia entre ambas poblaciones de 1500 establecía que los vecinos de Pedroche no podrían ir a asentarse desde entonces a Villanueva de Córdoba.
     Ya en 1530 las élites de Pedroche consideraban que la aparición de Villanueva era una amenaza para la propia supervivencia de su población. Siguiendo con los paralelismos históricos, a Pedroche podría pasarle lo que al reino de Navarra: de ser el más importante de los reinos norteños en la Alta Edad Media, comenzó su declive al quedar constreñida su expansión por sus vecinos de Castilla y Aragón. El término de Pedroche lindaba al norte con el señorío de Santa Eufemia, y al oeste con tierras que fueron de Calatrava y luego del Condado de Belalcázar. Su expansión natural era al este y sureste, en las cinco leguas de terreno que se extendía hasta llegar al término de Montoro (del que se desglosó Cardeña en 1930). Y en este lugar, que era su única salida natural, es donde precisamente había comenzado a poblarse Encina Enana hacia 1480-1490, llamada Villanueva de Córdoba desde 1499.
     El tiempo le dio la razón a las élites de Pedroche: esta villa contaba con hasta mil vecinos en 1530, mientras que en Villanueva había unos ciento cincuenta. En el año 1657 solo quedaban 430 vecinos en Pedroche, en tanto que Villanueva era la tercera en población de las Siete Villas de los Pedroches (tras Pozoblanco y Torremilano), con 817 vecinos.
    Ninguna de las dos partes cambió su postura: Villanueva intentando emanciparse; Pedroche, impidiéndolo, por lo que la única salida era la de los tribunales. Y es que la sociedad en la que se produjo este proceso (reinado de los Reyes Católicos, Carlos I y Felipe II), es la sociedad que más pleitos mantuvo, que más recurrió a la justicia de todas las de la Europa occidental contemporánea. Eso nos ha dejado un amplísimo bagaje documental. No solo pleiteaban los nobles, también lo hacían los siervos o los concejos, contra particulares y entre ellos. Y es en este contexto donde se engarzaron judicialmente los concejos de Pedroche y Villanueva durante más de medio siglo.
     Abogados, procuradores y tribunales fueron los principales beneficiados económicos, pues los procesos costaban mucho dinero. Y ese era el problema de los vecinos de Villanueva, que no contaban con una fuente de recursos propia (como podía ser una dehesa boyal, para su uso exclusivo). Como los pleitos se sucedían, algunos vecinos adelantaron el dinero necesario para las costas judiciales. Para devolvérselo, los vecinos de Villanueva en concejo abierto (es decir, no solo las autoridades sino el conjunto de los vecinos, lo cual otorgaba más legitimidad) solicitaron autorización a la instancia superior, el Concejo de Córdoba, para poder hacer un reparto entre los vecinos de tres mil maravedíes, a lo que accedió el 04-02-1541.
     El 21 de ese mes el Concejo de Villanueva nombraba una comisión de vecinos para proceder al repartimiento, estableciéndose en función de la capacidad económica de cada vecino. La unidad contributiva (pecha) se estableció en 18 maravedíes; los más opulentos pagaron ocho o seis pechas (más de cien maravedíes), mientras que los matrimonios jóvenes o los recién llegados solo pagaban un cuarto de pecha (cuatro maravedíes y medio).
     Gracias a este proceso conservado en la Chancillería de Granada (Caja 1741-1) conocemos los nombres de los vecinos de Villanueva que participaron en el repartimiento hecho el 21-02-1541. Hay un total de doscientos. En 1529 el Concejo de Villanueva decía que podría haber en Villanueva unos ciento cincuenta vecinos, por lo que el crecimiento de habitantes en la década de 1530 fue auténticamente vertiginoso.
     Hacemos a continuación el traslado de la documentación:

“(fol. 62rº)…
En Vyllanueva de Cordoba vylla de la muy noble e muy leal çiudad de Cordova en veynte dias del mes de febrero de mil e quynientos e quarenta e un annos ese dicho dia estando juntos los ofiçiales desta dicha villa en la yglesia de San Miguel desta dicha vylla por Alonso Fernandez procurador del Conçejo de esta dicha villa fue presentado el mandamiento de los muy magnificos sennores [de] Cordoba desta otra para lo contehenydo, convyene a saber a Pero Gomez de San Benyto alcallde, e a Rruy Diaz de Luna jurado, e Diego Rruyz Vaquero alguazil, Juan Garcia del Villar mayordomo del Concejo, Pero Martin Vaquero, Diego Garcia Cavallero, Pero Diaz de Luna, Diego Lopez Polido, Myguel Sanchez Gannan, Anton Sanchez del Castillo, Bartolome Garçia de San Benyto, Alonso Garcia del Guerto, Martin Garcia fijo de Pero Martin, Bartolome Garcia Pozuelo, Anton Martin fijo de Bartolome Lopez, Martin Munnoz de la Camara, Anton Munnoz Leal e otros muchos vecinos de esta dcha vylla a los quales por my el escribano publico e del Concejo de esta vylla fue leydo el dicho mandamiento de los sennores [de] Cordoba y dixeron que lo obedesçian con el acatamiento debido, e que para en quanto al cumplimiento que mandava e mandaron se rrepartan entre vecinos e moradores los tress mil maravedies en el mandamiento conthenido e que los rrepartan e sean en rrepartir Diego Lopez Polido, e Pero Martin del Castillo, e Bartolome Garcia Pozuelo, e Pero Martin Vaquero, e Miguel Sanchez Gannan, Rruy Diaz de Luna jurado, vecinos de esta dicha villa, de los quales el dicho Pero Gomez, alcallde, rrecibio juramento en forma so cargo del qual dixeron que bien e fielmente rrepartiran los dichos tress mil maravedies entre los dichos vezinos e moradores a cada uno conforme a como le quepa por su pecheria e que en todo faran como son obligados a lo qual fueron testigos Francisco Diaz Calvo e Francisco Munnoz Pedrajas vecinos de esa villa. Benito Gomez escribano publico.
El Conçejo, Justicia, e Rregimiento de la muy noble e muy leal (fol. 62vº) çiudad de Cordoba por quanto por parte del sennor alcallde, alguazil y ofiçiales de la nuestra Villanueva de Cordova nos fue hecha rrelaçion que de cabsa de çiertos pleytos que a traydo con nuestra v[i]lla de Pedroche e otros gastos que an fecho [...] al dicho Conçejo y no tener propios para los poder pagar devyan çierta cuantias de maravedies a vezynos de la dicha villa contenydos en un testymonio sygnado de escribano publico que presentaron, y nos pydieron liçençia para poder vender algun solar perdido e para rrepartir tress mil maravedies entre los vezynos e nos conformandonos en las leyes e provysyiones que çerca de ello disponen le dimos e por la presente damos al dicho Conçejo linçençia para que entre aquellas personas que lo an solido fazer puedan rrepartir los dichos tress mil maravedies para el efecto susodicho e no mas los quales pongan en poder del mayordomo del Conçejo para quel tenga quenta e rrazon de que manera se gastan e destribuyen para nos la dar cada y quando se la pidamos con aperçibymiento que lo que de otra manera fyzieredes lo por vuestra persona e byenes. Fecho en Cordoba a quatro dias de febrero de mil e quynientos e quarenta e un annos. El licenciado Lope de Leon. Juan Perez de Saavedra. Luys de Angulo. Juan Rruyz escribano de Sus Magestades thenyente de escribano del Conçejo.
Despues de lo susodicho en veynte e un dias del mes de febrero de mil e quinientos y quarenta e un annos fueron juntos los diputados conviene a saber, Rruy Diaz de Luna jurado, e Diego Lopez Polido, e Bartolome Garcia Pozuelo, e Miguel Sanchez Gaannan, e Pero Martin del Castillo, e Pero Gomez de San Benito, alcallde, diputados susodichos rrepartieron los dichos tres mil maravedies en el dicho mandamiento contenydos e myradas y sumadas las pechas que a cada uno les cabe a pagar fallaron que salia cada una pecha a diez e ocho maravedies cada pecha e rrepartidas entre vezinos e moradores e las personas (fol. 63rº) en quyen s[e r]epartieron los dichos maravedies son los syguientes.
Juan Garcia Pozuelo seyss pechas.
M[arti]n Garcia su hijo una pecha.
Diego Hernandez Paniagua pecha e media.
Pero Martin Vaquero El Viejo ocho pecha e media.
Diego Rruyz su hyjo una pecha.
Juan Rruyz Ferrero media pecha.
La mujer de Benito Diaz media pecha
Bartolome Garçia Pozuelo dos pechas.
Pero Martin Pascual pecha e media.
Los menores de Martin Gil Panyagua.
Francisco Diaz de Andujar dos pechas e media
Juan fijo de Martin Gil Panza media pecha.
Pero Diaz de Luna tress pechas e media
Martin Alonso Molinero media pecha.
Los menores de Hernan Garcia Pozuelo pecha e media
Alonso Rruyz Rrico media y quarto.
La muger de Alonso Garcia de San Benyto un quarto.
Anton Rruyz Gordo media.
Miguel Sanchez de Benyto Rruyz media y quarto.
Hernando Sanchez de las Navas media.
Francisco Lopez Pascual media.
Diego Rruyz fijo de Diego Rruyz de Pedroche quarto
Juan su hermano un quarto.
Gonzalo Hernandez de Cantalobos media pecha.
Diego Garcia hyjo de Alonso Garçia Cavallero un quarto
Miguel Rruyz Llorenço un quarto.
Pero Ferrandes Fresco media e quarto,
Juan Rruyz de la Cruz media.
Alonso Rruyz de Pero Abad prove.
Juan Garçia del Vyllar pecha e media.
Diego Lopez Rrico media pecha.
Martin Garçia Pozuelo fijo de Pedro Martin media pecha.
La muger de Juan Garçia de la Fisyca un quarto.
La muger de Juan Llorente Gordo quarto.
(fol. 63vº) Miguel Rruyz Pozuelo m[edia p]echa.
La muger de Pero Martin Pozue[lo] tres e media.
Sebastian Rruyz Garrido media e [quart]o.
Anton Garcia Pozuelo hyjo de Juan Rruyz una y media.
La haçienda de Anton Martin Vaquero pecha e media.
Anton Rruyz Pozuelo dos pechas.
Pero Martin su hermano una pecha
La mujer de Anton Garçia Leal media e un quarto.
Juan Garçia Caballero media.
Martin Munnoz de la Camara el Vyejo una e media.
Diego Garçia Caballero pecha e media.
Alonso Munnoz de la Camara media.
Bartolome Rruyz Sastre media.
Juan Garcia de la Fisica media.
Miguel Rruyz Rrico un quarto pobre
Anton Munnoz Leal media pecha.
Miguel Martin Cavallero un quaro
Juan Torralvo el Moço un quarto
Juan Fernandez Sastre un quarto.
Mançio Perez un quarto.
Symon Rruyz Buenestado una pecha.
Martin Munnoz de la Camara el Moço una pecha.
Diego Garçia Cavallero fijo de Anton Garcia media.
Bartolome Sanchez de Matheo Sanchez Rrico media.
Alonso Hernandez de Segovia el Viejo un quarto.
Alonso Hernandez de Segovia el Moço una pecha.
La muger de Anton Martin Camara media pecha.
Alonso Garçia del Puerto media.
Martin Lopez del Çerro media e un quarto.
Mateo Sanchez Pedrajas una e un quarto.
Anton Garcia Cavallero media e un quarto.
Alonso Ximenez Sylletero media e un quarto.
(fol. 64rº) Juan Lopez de Santofimia media.
La muger de Juan Rruyz Rico media.
Juan Lopez Pascual media.
Sebastian Sanchez Pedrajas media.
La muger de Fernando Martin Cavallero media y quarto
Bartolome Lopez Baquero media pecha.
Anton Martin su fijo media.
Francisco Lopez Alguazil un quarto.
Tomas Lopez Copado un quarto.
Diego Rruyz Bermejo media pecha.
Sebastian Rruyz Solano media.
Miguel Rruyz Rrico pobre.
Pero Martin Vaquero, fijo de Bartolome Lopez, media.
Benyto Sanchez Maldonado media.
Francisco Diaz Calvo media pecha.
Bartolome Lopez fyjo de Bartolome Lopez media pecha.
La muger de Pero Alonso Calvo un quarto.
Mingo Rruyz Prieto un quarto.
Francisco Munnoz Barbero media.
Alonso Sanchez Barbero su hijo un quarto.
Bartolome Garcia fijo de Diego Garçia de San Benito media e un quarto.
Pero Martin del Castillo una pecha.
Anton Lopez Torralbo una pecha.
La muger de Antonio Rruyz de Torremilano un quarto
Pero Alonso Calvo un quarto.
Anton Rruyz Panyagua media pecha.
Martin Lopez Redondo media.
Diego Lopez Polido media e un quarto.
Alonso Diaz su hyjo media.
Martin Fernandez Vaquero media pecha.
Alonso Garçia de San Benyto media.
Pero Martin fijo de Pero Martin Vaquero media y quarto.
Bastian Martin Gannan un quarto.
Juan Perez de la Puente un quarto.
Miguel Martin del Pozo media pecha.
Andres Moreno media pecha.
Pero Martin de la Camara una pecha.
(fol. 64 vº) Juan Rruyz Ovejo dos pechas.
Antonio Martin Paniagua quatro pechas.
La muger de Miguel Martin Pozue[lo] media pecha
Isabel Diaz de Luna çinco pechas.
Pero Fernandez Matamoros un quarto.
Los menores de Pero Rruyz media pecha.
La muger de Alonso Torralvo un quarto.
Anton Garcia Capytan un quarto.
Miguel Sanchez Gannan una e media.
Pero Martin Panadero media e quarto.
Miguel Martin Pozuelo fyjo de Juan Rruyz dos e media.
Juan Rruyz Pozuelo fyjo de Juan Rruyz Pozuelo media.
Gonzalo Moreno un quarto.
Benyto Garçia del Castillo una.
Alonso Sanchez Torralvo una e media.
La muger de Pero Sanchez Torralbo tress pechas.
Anton Sanchez del Castillo media.
Juan Rrodrigues de Pedroche hyjo de Pero Sanchez una.
Juan Rrodrigues Barrios una pecha.
Bartolome Sanchez del Castillo media pecha.
Miguel Sanches Torralvo una.
Benito Rruyz de Torremilano media e un quarto.
Alonso Diaz Pedrajas media pecha.
Anton Rruiz Moreno una e un quarto.
Myngo Rrodrigues el Viejo media e un quarto.
Bartolome Rrodrigues de Juanagil media pecha.
La muger de Juan Garcia Carbonero un quarto.
La de Pedro Fresco un quarto.
Miguel Rruiz del Alamo un quarto.
Juan Arroyo el Moço un quarto.
Alonso Garçia Velasco un quarto.
Myngo Rrodrigues el Moço media pecha.
Andres Garcia de San Benito media.
Bartolome Rruyz Panyagua un quarto.
Benito Rruyz fijo de Alonso Martin Allozo media.
Alonso Martyn Allozo una e media.
Francisco Munnoz fijo de Anton Garçia Pedrajas media pecha.
Myguel Martin Garçia media pecha.
(fol. 65rº) La mujer de Anton Garcia Pedrajas me[di]a pecha.
An[to]n Garcia de Navagrande un quarto
Alonso Martin Paniagua dos pechas.
Los menores de Myguel Rruiz Gordo media.
Pero Gomez de San Benyto dos pechas.
Miguel Lopez de San Benyto media.
Benyto Gomez de San Benito escrivano publico una.
Martin Garcia Pozuelo syete pechas.
Juan Garcia Rredondo media pecha.
Anton Garcia fyjo de Martin Garcia una.
Juan Garcia Prieto una y media.
Diego Rruyz Lorenço un quarto.
Miguel Rrodrigues de Juanagil un quarto.
Juan Rrodrigues de Pedroche una pecha.
Juan Sanchez Ferrero media.
Anton Martin Ganadero una.
Cosme Cortes media.
Antonio de Moya media.
Diego Lopez Carmona tress quartos.
Andres Garcia de Ledesma una.
Benyto Martin Fustero media.
Diego Sanchez de Pedroche media.
Juan Sanchez de Diego Martin media.
Juan Garcia Cavallero de Cal de Flores media.
Anton Sanchez del Torno media.
Alonso Diaz de Luna una e media.
Martin Garcia de Pero Ferrero un quarto.
Symon Rruyz Fustero tres quartos.
Miguel Xymenez Ferrero tres quartos.
Miguel Rramyrez Cardador un quarto.
Alonso Martin Herrero media.
Anton Rruyz Gannan tres quartos.
Anton Rruyz fijo de Juan Rruyz media.
Anton fijo Anton Martin una pecha.
Francisco Rruyz de la Cruz media.
Juan Rruyz de la Cruz su hermano un quarto.
Juan Garçia hyjo de Martin Garçia Pozuelo una pecha.
Alonso Diaz de Pero Diaz un quarto.
Francisco Diaz hyjo de Alonso Diaz de Luna un quarto.
(fol. 65vº) Francisco Martin de la Fuencaliente media.
Anton Garcia Caballero fijo de Anton Garcia un quarto.
Juan Lopez de la Torre un quarto.
Juan Ximenes Palomo un quarto.
Francisco Rruyz Solano un quarto.
Bartolome Garrido media.
Martin Garrido un quarto.
Anton Garcia Pedrajas un quarto.
Blas Garcia de la Guerta una pecha.
Juan Caballero fijo de Martin un quarto.
Benito fijo de Benito Garcia un quarto.
Andres Garcia Rrey un quarto.
Diego Fernandez fyjo de Juan Fernandez media pecha.
Catalina Garcia la Rrica una pecha.
Benito fijo de Diego Garcia de San Benito un quarto.
Francisco Hernandez Gannan media pecha.
Bernabe Munnoz media pecha.
Pero Rruyz Symeno media.
Juan Lopez del Castillo un quarto.
Juan Martin Brahones un quarto.

Por manera que sumado todo el dicho libro montan tres mil e quarenta e quatro maravedies e medio los quales el dicho sennor alcallde e jurados e ofiçiales fizyeron cargo para que los coxga a Andres Moreno vecino desta dicha vylla y que los de cogidos dentro de quinze dias primeros syguyentes e los de a Juan Garcia del Vyllar mayordomo del Concejo desta vylla para que los tenga y de quenta dellos cada que le sea pedido e firmaron en esta sus nombres Pero Gomez de San Benyto alcallde, Rruy Diaz de Luna jurado, Diego Lopez Polido, Bartolome Garcia Pozuelo, Pero Martin del Castillo, Benyto Gomez escribano publico y del Concejo.”